Conspiraciones II

https://lifeandstyle.mx/mundo/2018/09/11/17-anos-atentado-11-de-septiembre-nueva-york-fotos

En la anterior entrega expuse la diferencia entre los términos conspiración y teoría de la conspiración. El estudio de las primeras es una labor de especialistas que dedican años para indagar, clasificar, escribir, demostrar hipótesis sobre un determinado suceso. Las segundas son explicaciones que conducen a individuos o grupos a urdir hechos en el secretismo.

¿Por qué son tan atractivas las teorías de la conspiración para amplios sectores de la población? Adolescentes, jóvenes, personas maduras y adultos mayores, con instrucción elemental o universitaria;  consultan, buscan y propagan una “explicación” sobre un acontecimiento que una organización, grupo, corporación o persona propiciaron “entre sombras”. Una posible respuesta es porque esas teorías de la conspiración responden a un fenómeno con una explicación sencilla y de “causa-efecto” a problemas complejos con múltiples aristas. Siempre será más entendible un escrito en clave conspirativa que un estudio que implique el conocimiento y exposición de un conjunto de temas históricos, religiosos, culturales, económicos.

El científico social no sostiene la ausencia de intereses y agentes sociales actuando para lograr objetivos pero, a diferencia del teórico de la conspiración, sostiene que lo social es una compleja red de relaciones y no una cadena mono-causal de eventos. Hay gente que conspira. ¿Quién lo pone en duda? ¿Acaso no hay gobiernos más poderosos que otros gobiernos? ¿Acaso no hay corporaciones internacionales con mucho dinero? ¿Acaso no hay agencias de espionaje con agentes y contra-agentes? El científico social no niega estos hechos pero, a diferencia del teórico de la conspiración, conoce de las consecuencias no esperadas de la acción y presenta esas consecuencias como resultado de una red de múltiples relaciones que no admite explicaciones causales únicas.[1]

La reyna de las teorías de la conspiración contemporánea es el atentado a los edificios de las torres gemelas y el pentágono el 11 de septiembre de 2001 (11-S) en Nueva York y Washington respectivamente, ciudades de los Estados Unidos de América. Una probable explicación involucró al grupo –secreto obviamente– “Project for a New American Century” de la que formarían parte el entonces secretario de Defensa Donald Rumsfeld y el vice-presidente Dick Cheney, que urdieron el plan para transformar a los Estados Unidos en la única superpotencia mundial.[2] Las anteriores líneas son más sencillas de comprender que todo un contexto histórico que se remonta a la intervención de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS) en Afganistán durante 1978, los nexos entre la élite política norteamericana y la monarquía saudiarabe en la que el petróleo es un elemento estratégico,  los acuerdos militares entre ambas naciones y las pifias de las dependencias de seguridad e inteligencia norteamericanas, entre otros hechos que parecerían no conectados.  Leer y estudiar el informe de la Comisión Nacional sobre los ataques terroristas contra los Estados Unidos de seiscientas páginas resulta solo uno de los trabajos tediosos y complicados para conocer la postura oficial del tema. ¿Para qué tomarse el tiempo de consultar el documento cuando un video de diez minutos en Youtube “explica” quienes “realmente” planearon el primer ataque en territorio continental a los Estados Unidos de América? La facilidad de consulta en la red y una explicación construida en clave conspirativa siempre será más popular que cualquier estudio con referencias y fuentes impecables.


[1] Pérez Hernáiz Hugo Antonio. (2011). “La sociedad iluminada: Las teorías de la conspiración como respuesta secularizada al problema de mal en el mundo”, en Insterticios, Revista Sociológica de Pensamiento Crítico, Vol 5 (1), pág. 117.

[2] Pérez Hernáiz Hugo Antonio. (2018). “Hacemos mejor ciencia que la ciencia misma. Las teorías de la conspiración como discurso académico”, en Aposta Revista de Ciencias Sociales, Nº 76; Enero, Febrero y Marzo; pág. 83.

Conspiraciones I

https://bavivo.com/2018/04/12/quienes-son-en-realidad-los-illuminati/

El diccionario Cambridge en inglés en línea define el término “conspiración” como “la actividad de planificar en secreto con otras personas para hacer algo malo o ilegal”[1], en los Estados Unidos la palabra es también un delito que las autoridades persiguen y castigan severamente. Fuera del ámbito penal las conspiraciones han acompañado a la política, recordemos en México la conspiración para derrocar al presidente Francisco I. Madero en 1913 encabezada por los generales Victoriano Huerta y Manuel Mondragón, el sobrino de Porfirio Díaz Félix Díaz y el embajador norteamericano Henry Lane Wilson que culminó con el asesinato de Madero y el vicepresidente José María Pino Suarez.

De igual manera los archivos del gobierno de los Estados Unidos y destacados trabajos de especialistas han documentado el papel relevante de la Agencia Central de Inteligencia (CIA en inglés) en Chile para el derrocamiento del presidente Salvador Allende Gossens en 1973 que culminó con su muerte y el ascenso al poder por la vía armada del general Augusto Pinochet Ugarte. Estos ejemplos de conspiraciones políticas han sido ampliamente investigadas, existen, son reales, en ellas intervinieron fuerzas externas, en ambos casos el gobierno de los Estados Unidos para cambiar un curso de los acontecimientos en México y Chile. Las conspiraciones de esta naturaleza son vigentes y lamentablemente son usuales en el mundo.

En la actualidad la irrupción de las plataformas digitales en todas las relaciones humanas han impulsado páginas electrónicas, videos y podcast -un archivo digital de audio que se puede escuchar y descargar desde cualquier dispositivo electrónico- sobre “teorías de la conspiración”[2], el diccionario Cambridge en línea define el término como “la creencia de que un evento o situación es el resultado de un plan secreto hecho por personas poderosas”. Dentro de este término caben desde la conspiración judeo-comunista, los jesuitas, los templarios, los illuminattis, los rosacrucianos, los reptilianos, el club Bildelberg, el “Nuevo Orden Mundial” y probablemente la teoría de la conspiración más extendida y popularizada en México: George Soros.

El conocimiento de las conspiraciones arriba señaladas –los casos de Madero y Allende-  requieren de un arduo trabajo de investigación en archivos, labores que además implican un esfuerzo intelectual y económico, ya que algunas de los sitios que resguardan archivos se encuentran en dependencias y universidades de ciudades capitales en los Estados Unidos o Europa; requieren semanas o meses de estancia para su consulta; el proceso de escritura es largo y en no pocas ocasiones estas investigaciones implican una labor de años. Las teorías de la conspiración requieren una narrativa, algunos recursos audiovisuales y lo más importante: ojos y oídos para aceptarlas. En la siguiente entrega ahondaré al respecto.


[1] https://dictionary.cambridge.org/us/dictionary/english-spanish/conspiracy la traducción es mía

[2] https://dictionary.cambridge.org/us/dictionary/english-spanish/conspiracy-theory la traducción es mía

Olof Palme

Imgen: https://www.palmecenter.se/en/

El 28 de febrero de 1986 pasadas las 23:30 horas el primer ministro de Suecia Olof Palme salía del cine junto con su esposa en una céntrica calle de Estocolmo, como era usual decidió prescindir de sus escoltas, caminaron 400 metros cuando una persona le disparó por la espalda en dos ocasiones con un arma magnun .357, las heridas perforaron la aorta y dañaron severamente la columna vertebral. Minutos después el político fallecía camino al hospital. Fue un magnicidio que conmocionó al mundo en la segunda mitad del siglo XX.

Sven Olof Joachim Palme fungió en dos ocasiones como primer ministro en su país, de 1969 a 1976 y de 1982 a 1986, el año de su asesinato. Presidió el Partido Socialdemócrata Sueco –de izquierda- desde 1969 hasta 1986 y fue vicepresidente de la Internacional Socialista desde 1973, esta agrupación reúne a los partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas del mundo.

Palme asumió una postura crítica tanto con los Estados Unidos como con  la Unión de Repúblicas Socialistas Soviética en el contexto de la guerra fría en temas de armamentismo, respeto a los derechos humanos y apoyo a los países en desarrollo. Esta postura le acarreó innumerables antipatías de ambas potencias. Entre sus acciones que rompían con la visión bipolar de la época se encuentran: su visita como primer mandatario europeo a  Cuba en la época revolucionaria de la isla, condenó el apartheid en Sudáfrica, la dictadura en Chile y España en la época de Augusto Pinochet y Francisco Franco respectivamente; entre otras. El político sueco se caracterizó por apoyar en pacifismo en un momento de tensiones militares incluso a nivel nuclear, su discurso a favor del desarme era políticamente incorrecto y con altos valores éticos.

El asesinato de Palme implicó la mayor investigación policiaca de las autoridades suecas, dos años después del magnicidio la policía arrestó a Christer Pettersson como el presunto asesino del primer ministro. Las evidencias no resultaron contundentes y el Tribunal sueco liberó al inculpado. El arma que se usó en el hecho nunca fue encontrada. La investigación sobre el magnicidio se estancó. Las más diversas hipótesis circularon en revistas, periódicos y noticieros: desde un plan de grupos extremistas de la derecha sueca; de un grupo de militantes del partido del trabajo de Kurdistán; un operativo de los servicios secretos sudafricanos por la oposición del político sueco al apartheid, un acto del grupo terrorista alemán Baader-Meinhof; una conjura como resultado de los servicios secretos chilenos por el gran número de refugiados de aquel país que Suecia aceptó durante la dictadura de Pinochet; como obra de la CIA, Mossad o KGB; incluso se señaló la posibilidad que un submarino soviético trasladó hasta Estocolmo al grupo que perpetró el asesinato. Todas las anteriores fueron hipótesis que revelaban la complejidad de una investigación en la que no solo las autoridades policías y judiciales intervinieron sino hasta 3 comisiones que se crearon al interior del Parlamento sueco para dar seguimiento al caso.

Como lo señalan las leyes suecas en la materia, la investigación sobre el magnicidio prescribía en 2011 puesto que se contemplan 25 años para delitos de este tipo. Sin embargo, por la relevancia del caso y al no encontrarse aún a los responsables del suceso, en 2010 el Parlamento suprimió la prescripción del mismo.

En 2018 el periodista sueco Jan Stocklassa publicó el libro: “El archivo Stieg Larsson. La clave del asesinato de la Palme”, que nuevamente puso la atención al caso. El texto es un relato sobre los archivos personales e investigación del asesinato de Palme que efectuó el también periodista y novelista sueco Stieg Larsson, quien fue conocido por su trilogía de novelas “Millennium” que fueron publicadas de manera póstuma pues falleció en 2004: “Los hombres que no amaban a las mujeres” (2005), “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” (2006) y “La reina en el palacio de las corrientes de aire” (2007). El libro es excepcional y muestra cuánto avanzó por su cuenta Larsson en su investigación.

El pasado miércoles 10 de junio el Fiscal de Justicia de Suecia Krister Petersson anunció la identidad del asesino del primer ministro en 1986: Stig Engström, denominado “el hombre de Skandia” un publicista que trabajaba en una oficina cerca del lugar de asesinato con entrenamiento en el uso de armas de fuego, quien en un inicio colaboró como testigo en el caso y se suicidó en el año 2000:

 “Como la persona ha fallecido, no puedo presentar cargos en su contra y he decidido suspender la investigación. En mi opinión, Stig Engström es el principal sospechoso. Mi evaluación es que, después de más de 34 años, es difícil creer que cualquier investigación adicional nos brinde nuevos detalles y, por lo tanto, creo que hemos llegado tan lejos como cabría esperar.” https://via.tt.se/pressmeddelande/decision-in-the-investigation-into-the-murder-of-former-swedish-prime-minister-olof-palme

Más de tres décadas después queda aclarado –en parte- uno de los sucesos más traumantes de la historia en Suecia, Hans Melander, el líder de la investigación declaró:

“Es, con mucho, la investigación criminal más grande de Suecia y a veces se compara con el asesinato de JFK y el bombardeo de Lockerbie. Ha estado en curso desde 1986 y contiene 22,430 puntos de interés diferentes. Se incluyen 90,000 personas en la investigación preliminar de las cuales se nombran 40,000. Más de 10,000 personas han sido entrevistadas, muchas de ellas varias veces. Se investigaron más de 4,000 vehículos. Y 134 personas han confesado haber cometido el asesinato, incluyendo 29 directamente a la policía.” https://via.tt.se/pressmeddelande/decision-in-the-investigation-into-the-murder-of-former-swedish-prime-minister-olof-palme

Polarización política

Un término ha estado presente en medios de comunicación electrónicos e impresos, en las discusiones entre legisladores en congresos y no en pocas charlas y comidas familiares: polarización política. ¿Qué significa? “Metáfora utilizada por los especialistas en Ciencia Política para describir un sistema cuya característica fundamental consiste en la existencia de dos extremos” (Diccionario de Ciencia Política, Frank Bealey, pág. 326).

Giovani Sartori, uno de los politólogos más sobresalientes del siglo pasado tomó el término para crear una categoría que denominó “pluralismo polarizado” y lo identificó en un conjunto de partidos políticos con distancias ideológicas ente ellos -algunos con posturas antisistema es decir que buscan sabotear o destruir los fundamentos del sistema democrático- “esto equivale a decir que lo más probable es que las fisuras sean muy profundas, que, sin duda, el consenso es muy escaso y que son muchos quienes ponen en duda la legitimidad del sistema político” (Partidos y Sistemas de Partidos, pág. 169).

La polarización implica el posicionamiento y defensa de la ideología de cada partido por sus militantes, representantes y funcionarios. La administración pública, las asambleas legislativas, los medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil y por supuesto los partidos; son los espacios institucionales donde la polarización se manifiesta, y las coyunturas legislativas (régimen fiscal, aborto, uso de mariguana, eutanasia; entre otros) y por supuesto las elecciones federales y locales con los momentos de mayor nivel de polarización.  

En la época de autoritarismo y partido hegemónico de la segunda mitad del siglo XX en México, la polarización política al interior del sistema de partidos y en la opinión pública era mínima, se encontraba en la calle: movimientos sociales, huelgas, protestas por la posesión de tierra, guerrilla urbana y rural; fueron expresiones de polarización social y política al margen de las instituciones. Todo desacuerdo al interior de las instituciones era aislado y fuertemente criticado desde el aparato estatal.

En el largo proceso de transición a la democracia y  la alternancia a la presidencia de la república, la polarización política dentro de las instituciones adquirió mayor notoriedad. En las elecciones de 1988 y 2006 parecía que el orden constitucional se rompería, sin embargo se mantuvo por causes pacíficos. Aquí una característica de la polarización: se encuentra presente en regímenes democráticos en ciernes, mientras alguna de las partes no elija una vía violenta de rompimiento, antisistema en términos anteriormente descritos, su presencia implicará el ejercicio de la política.

En el país aun no estamos a acostumbrados  al debate y discusión de ideas, el disenso aun se percibe como una traba a la “unión” y “convivencia” un nivel de polarización es natural en democracia, no es síntoma de “anormalidad” sino de la presencia de diversas posturas que compiten por atención y espacios públicos.  

Imagen: https://www.uls.edu.sv/

Comunismo… ¿en México?

http://www.comunistas-mexicanos.org/

Recientemente un grupo de periodistas, comunicadores y activistas de redes sociales, con posturas contrarias al gobierno federal y al presidente López Obrador –en el ejercicio de su derecho de libre expresión- sostuvieron en diversos espacios que el país se dirige al comunismo, otros señalaron que al socialismo, para efecto del presente artículo nos referiremos al primero. ¿A qué se refieren cuando mencionan este término?

El comunismo es un concepto bastante antiguo con profundas raíces en la historia de la humanidad: desde Platón (427-347 a. C.), el propio pensamiento cristiano en la biblia, Tomas Moro (1478-1535) con su influyente obra “Utopía”, Claude Henri de Rouvroy, conde de Saint Simon (1760-1825), Charles Fourier (1772-1837) y Robert Owen (1771-1858) –los tres considerados socialistas utópicos- y por supuesto el sociólogo alemán Karl Marx (1818-1883) cuyos postulados e ideas influenciaron a actores políticos en el siglo XIX y XX. Fueron precisamente esas ideas que incitaron a crear movimientos que llevaron a líderes políticos como Vladimir Ilich Lenin (1870-1924) en Rusia, Mao Zedong (1893-1976) en China, Ho Chi Minh (1890-1969) en Vietnam, Kim Il-sung (1912-1994) en Corea del Norte, Fidel Castro (1926-2016) en Cuba, Ernesto Guevara (1928-1967) en Cuba, Congo y Bolivia; a encabezar procesos revolucionarios en sus países de origen. El comunismo es un pensamiento y un movimiento político que configuró el mundo del pasado siglo.

El comunismo que hacen referencia esos grupos en México, es el contemporáneo que conceptualizó Marx, que posteriormente Lenin retomó para crear un movimiento político revolucionario en Rusia que se convertiría en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y posteriormente Joseph Stalin (1878-1953) consolidó como un referente en la segunda mitad del siglo XX.

El pensamiento de Marx puede resumirse en las siguientes líneas:

“Al formarse el Estado con poder político, por encima de toda la sociedad, no había quedado ningún vínculo de unión entre hombre y hombre, sino sólo el interés desnudo, el <pago al contado> sin ningún sentimiento. En esta situación solo valían las leyes de la economía política, que conducían a una oposición entre clases: burguesía como opresora y proletariado como oprimido. El Estado político se convirtió en un instrumento del dominio de la burguesía. En términos generales, entendía Marx el poder político en sentido propio como el poder organizado de una clase para oprimir a la otra. De aquí que una vez que se eliminaran las diferencias de clase, perdería el poder público el carácter político: en vez de este poder político aparecería un tipo de asociación en la que la condición para el libre desarrollo de todos sería el libre desarrollo de cada uno.” (Política, conceptos fundamentales, Joaquín Abellán, Alianza Editorial, Madrid, pág. 273)

En la práctica los países que adoptaron el comunismo tuvieron una economía planificada y centralizada por el Estado, las libertades de asociación, manifestación,  expresión y religiosa –o Derechos Humanos como hoy los conocemos- estaban fuertemente restringidas,  la ausencia de propiedad privada, una burocracia política en el que el partido –comunista- y su secretario general era las máximas figura políticas, en otros casos un liderazgo o dinastía familiar ocupaba los altos cargo públicos.

Con el fin de la II Guerra Mundial, ya con la URSS como una potencia emergente, el comunismo como idea y movimiento, a través de Partidos Comunistas en la mayoría de los países aliados y occidentales, en los propios Estados Unidos con Earl Brodwer como sus secretario general, este partido tuvo una presencia importante no obstante la persecución y hostigamiento de autoridades y ciudadanos intolerantes a su existencia en el contexto de la Guerra Fría, con el Comité de Actividades Antinorteamericanas encabezadas por el senador Joseph McCharthy desde finales de la década de los treinta. El Partido Comunista de los EEUU aún tiene una ofician centra con actividades en Nueva York en una oficina cerca de Manhattan sobre la calle 23.

En 1918 se fundó el Partido Comunista Mexicano (PCM) que tuvo una presencia importante no obstante sus posibilidades para aspirar al poder político en el país fueron nulas. Transitaron de la clandestinidad al registro legal, al igual que en los EEUU fueron hostigados y vigilados, incluso tuvieron representación política en el Congreso y se fusionaron con otras fuerzas políticas al inicio de la década de los ochenta.

En el estado la entonces Universidad Autónoma de Puebla (UAP) fue el epicentro de la actividad política del PCM pues desde 1972 militantes de este partido también dirigieron a la institución de educación superior más importante de la entidad y del sureste de México. El resultado fue un choque entre la comunidad universitaria y autoridades del  gobierno estatal, el clero y feligresía católica y los empresarios y comerciantes en la entidad. El linchamiento de trabajadores universitarios en Canoa en 1969 representó una tragedia que retrata la conflictividad social de esa época. El lema “cristianismo sí, comunismo no” era la consigna en manifestaciones de los sectores anteriormente señalados. En 1989 con la caída del Muro de Berlín esta visión –comunista- del mundo en lo político, económico y social mostro su inviabilidad y llegó a su fin.

¿Cuál es la pretensión de señalar que México va en una ruta hacia el comunismo? Aglutinar a sectores de la clase media, consolidar un núcleo duro de seguidores de un proyecto opositor retomando un discurso del siglo pasado que para actuales generaciones es, en la práctica desconocido.

Herencias opacas

La propuesta del Congreso del Estado de crear un Órgano Interno de Control en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) puede situarse como un intento a nivel nacional por influir más allá de la fiscalización y control presupuestal que pretenden dichos órganos.

El argumento que altas autoridades del país y el estado recurren es para evitar otra “estafa maestra”, una intrincada trama de corrupción entre dependencias federales, universidades y empresas que un grupo de periodistas encabezados por Nayeli Roldán, Miriam Castillo, y Manuel Ureste; dieron a conocer en un extenso reportaje, que posteriormente publicaron como libro y develó la corrupción institucionalizada en el sexenio anterior.

Las universidades involucradas participaron en esta confabulación porque la Ley de Adquisiciones permitía evitar las licitaciones cuando los proyectosse contrataran vía entidades públicas, por lo que las dependencias federales involucradas utilizaron a las instituciones educativas para la subcontratación de servicios.

En la lista de instituciones de educación superior involucradas en la “estafa maestra”, más de 21, se encuentran algunas universidades autónomas como Estado de México, Morelos, Campeche, Tabasco, Zacatecas, Michoacán; entre otras.

Llama la atención que algunas de estas instituciones de educación superior tienen una vinculación legal y orgánica con los ejecutivos locales como las universidades politécnicas del Golfo de México (en Tabasco), Quintana Roo, Francisco I. Madero (en Hidalgo), Tlaxcala, Chiapas y Nezahualcoyotl (en Estado de México). El asunto de la fiscalización competía al ámbito local y en el caso de la “estafa maestra” estuvo ausente.

Los Congresos Locales que hasta el momento han presentado iniciativas para crear la figura de Órgano Interno de Control en las universidades autónomas de cada entidad son: Sinaloa, Colima, Baja California Sur, estado de México, Veracruz y Aguascalientes.

La transparencia y rendición de cuentas es un principio necesario para todos los funcionarios y entidades que ejercen recursos públicos. Que las herencias opacas se destierren de todas las instituciones de educación superior en México.

Rápido y Furioso y II

Portada del reporte del Congreso de los EEUU sobre operación “Rápido y Furioso”

En la colaboración anterior comentaba acerca de “Rápido y Furioso” una operación controlada -como se denomina en el ámbito policiaco- de la ATF, agencia federal norteamericana que persigue los delitos relacionados con el alcohol, tabaco, armas de fuego y explosivos; en la que se dio seguimiento a armas y traficantes de estas en la frontera entre Arizona (EEUU) y Sonora (México).

Las operaciones encubiertas son prácticas policiacas habituales en los EEUU en todas las agencias policiacas y de inteligencia: DEA, FBI, ICE, U.S. Coast Guard, CIA; estas agencias habitualmente planean acciones en campo en las que permiten que caminen armas, drogas, dinero o personas; para posteriormente seguirles el rastro. Rápido y Furioso fue una operación más dentro del Proyecto Gunrunner. El general Jorge Carrillo, un conocedor de esta materia escribió recientemente: [las agencias de seguridad de EEUU] lo hacen normalmente en linderos de la legalidad, del respeto a los gobiernos de países anfitriones que fueran sus supuestos aliados. Su credo es: si hay que violar algo, se viola. No se les puede suponer una actitud distinta. Es su tarea: los reclutan, forman, pagan y honran por ello (La Jornada, Del affaire Calderón, 15/may/2020).

La parte III del informe presentado por el congresista Darrell E. Issa y el senador Charles E. Grassley  “Rápido y Furioso: La Anatomía de una Operación Fallida” (Fast and Furious: The Anatomy of a Failed Operation) acepta que estas operaciones son regulares en las agencias federales del gobierno por lo que señala que “una nueva política [de combatir el trasiego ilegal de armas en la frontera] revive una vieja táctica [operaciones encubiertas].

Un reporte de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en 2009 señaló que anualmente año ingresan al país más de 200.000 armas, dos terceras partes provienen de EEUU. El origen de la violencia tiene un detonante con el uso de armas de fuego del grupos del crimen en la que lesionan o asesinan a civiles y elementos de seguridad con armas de diversos calibres que provienen de ese contrabando ilegal.

En 2009 el gobierno de Barack Obama instruyó a tomar medidas que contribuyeran a disminuir el trasiego ilegal de armas comercializadas en tiendas y ferias en los EEUU hacia México. Recordemos que la venta y posesión de armas en los EEUU es una actividad legal que cada estado varía en su regulación. ¿Qué podría salir mal en Rápido y Furioso? El seguimiento a personas y armas fue deficiente, en algún momento el rastro simplemente se perdió de parte de agentes de la ATF.

El informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia “Una revisión de la Operación de ATF Rápido y Furioso y asuntos relacionados” (A Review of ATF’s Operation Fast and Furious and Related Matters) es muy claro al respecto: señala responsabilidades y omisiones den toda la cadena de mando, del director de la agencia hasta los agentes de campo, así como al Fiscal federal de la zona:

[…] llegamos a la conclusión de que personal de ATF y la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos responsable de la Operación Rápido y Furioso, no pudieron conducir la investigación con la urgencia, supervisión y atención al público, seguridad que fue requerida por una investigación que involucró la extraordinaria y consiguiente actividad de tráfico de armas de fuego.

La eficacia, responsabilidad y experiencia de los agentes de la ATF quedó en entredicho al señalar la incapacidad para manejar una operación de esa naturaleza.

A partir de finales de noviembre de 2009, los agentes del campo Phoenix de ATF División tuvieron múltiples contactos con agentes de la DEA e ICE relacionados con Operación Rápido y Furioso. La DEA proporcionó particularmente significativa información a ATF que podría haber permitido a ATF identificar una de la organización de tráfico de Celis-Acosta durante la compra un arma de fuego el 22 de diciembre. Sin embargo, ATF no realizó la vigilancia de la transacción porque estaban demasiado cerca las vacaciones y ATF aparentemente no tenía personal disponible para atender la operación.

Las repercusiones legales y políticas en EEUU  alcanzaron a Eric Holder, Fiscal General de los EEUU, quien fue acusado por desacato en el Congreso de su país por negarse a entregar información sobre el caso de Rápido y Furioso, que detonó cuando en medios de comunicación se conoció el asesinato del agente de la patrulla fronteriza Brian Terry en el lado norteamericano de la frontera en Río Nico, Arizona; el 14 de diciembre de 2010 a manos de traficantes que usaron armas de la operación Rápido y Furioso. Finalmente el presidente Obama ejercío sus poderes presidenciales para evitar que el Fiscal fuera acusado penalmente.

Tal como ahora, los Estados Unidos pasaban por elecciones y tanto republicanos en el Congreso, como demócratas en el gobierno aprovechaban las coyunturas para asestar golpes políticos. La operación Rápido y Furioso significó una larga cadena de errores que las instituciones y políticos norteamericanos difícilmente dejarían sin señalar, investigar y eventualmente castigar.

Rápido y Furioso I

Pistola

La imagen corresponde a una pistola calibre 5,7 × 28 mm.                                             Fuente: https://www.taringa.net

En las conferencias de prensa matutinas que ofrece el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador ha mencionado con regularidad el operativo policiaco que causó más controversia y procedimientos legales en los Estado Unidos que en México. Involucró a altas autoridades gubernamentales de ambos países.

La operación denominada “Rápido y Furioso” (Fast and Furious) a cargo del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF), agencia federal que depende del Departamento de Justicia de los EEUU inició en el año 2006 durante el gobierno de George W. Bush con la “Operación Receptor Ancho” (Wide Receiver) como una serie de medidas para investigar, perseguir y procesar judicialmente a contrabandistas de armas de fuego en estados del sur de la Unión Americana que compraban ilegalmente pistolas y fusiles de asalto para cárteles mexicanos.  Asimismo el objetivo central de la operación era rastrear las armas que llegaban a manos de integrantes del narcotráfico en México. Esta operación policiaca reservada se llevó a cabo en 2009 durante el gobierno de Barack Obama en los EEUU y de Felipe Calderón Hinojosa en México.

El nombre de la operación se debió a que agentes de la ATF descubrieron que algunos de los traficantes de armas que compraban armas  para cárteles mexicanos pertenecían a clubs de autos deportivos y competían en carreras callejeras, como en la popular saga cinematográfica. El operativo en campo implicó la vigilancia a compradores de armas que previamente las autoridades norteamericanas tendrían identificadas con chips y números de serie, para que “caminaran” de las armerías donde se adquirían, principalmente en el estado de Arizona, a casas de seguridad del país vecino y hacia México. El número de armas que cruzaron de manera ilegal la frontera rondó las dos mil y entre estas se encontraban: fusiles AR15; fusiles AK 47 conocido popularmente como “cuerno de chivo”, fusiles de alta potencia Barret .50 mm; pistolas calibre 5,7 × 28 mm arma que puede perforar chalecos antibalas por lo que se le denomina “mata policías” y pistolas calibre .9 mm.  Todas las armas son reservadas para uso exclusivo de las fuerzas armadas en el país y terminaron en manos de integrantes del cartel de Sinaloa.  El escándalo surgió cuando los agentes perdieron la pista de las armas que estaban obligados a seguir.

Un reporte de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia (A Review of ATF’s Operation Fast and Furious and Related Matters) así como un extenso informe dividido en 3 partes del congresista Darrell E. Issa y el senador Charles E. Grassley (Fast and Furious: The Anatomy of a Failed Operation) ambos en 2012 dieron cuenta de las negligencias, errores y omisiones del operativo que derivaron el 14 de diciembre de 2010 en el asesinato del agente de la patrulla fronteriza Brian Terry en el lado norteamericano de la frontera en Río Nico, Arizona; a manos de traficantes de indocumentados con armas, se indagaría posteriormente, de la operación “Rápido y Furioso”.

Ese mismo año en el informe del Congreso de los EEUU detalló el asesinato de un mexicano con armas del fallido operativo:

El 5 de noviembre de 2010, miembros del cartel de la droga asesinaron a Mario González, hermano de Patricia González, entonces Fiscal General del Estado de Chihuahua en México. Un posterior tiroteo entre la policía y los sospechosos de asesinato resultó en la recuperación de dieciséis armas, dos de los cuales se remontan a la Operación Rápido y Furioso. Aunque la ATF rápidamente se dio cuenta de la conexión entre armas rápidas y furiosas y el asesinato de alto perfil de González que fue una importante noticia en México, ATF se negó a informar a los funcionarios del gobierno mexicano sobre el enlace, o sobre la Operación.

En su momento fueron voces muy aisladas en México quienes señalaron la gravedad del caso: un operativo desastroso de autoridades estadounidenses que permitió que un cártel del narco se proveyera de un arsenal y que esas armas estuvieran involucradas en el asesinato de además del agente de la patrulla fronteriza Terry, del hermano de la Fiscal de Chihuahua,  de por lo menos 300 mexicanos como lo señala un reporte de John G. Malcom el 27 agosto 2012 publicado por el Centro de Estudios Legales y Judiciales de la Fundación Heritage.

¿El presidente Felipe Calderón y su Procurador Eduardo Medina Mora fueron informados por sus pares del operativo? El reporte de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia es claro al respecto:

ATF ha trabajado recientemente en conjunto con México en el primer intento de tener una entrega controlada de armas de contrabando a México por un principal traficante de armas […] los primeros intentos en esta entrega controlada no han tenido éxito […] para ese fin, es esencial que un mexicano de una unidad certificada se enlace para trabajar con ATF en este sentido.  El agregado de la ATF [de la Embajada de EUU]  en la Ciudad de México ha informado al Procurador General Medina Mora sobre este intento de entrega controlada, y destacó la importancia de que sea asignaos elementos a la unidad certificada.

Las autoridades responsables del área en ese momento en el país sí sabían de la existencia del operativo.

Amnistías

En el contexto de la contingencia sanitaria por el virus COVID-19 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló como pandemia, una de las decisiones que autoridades y representantes populares en el país tomaron fue legislar una amnistía a personas encarceladas por ciertos delitos.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos define una amnistía como: “a) La posibilidad de impedir el enjuiciamiento penal y, en algunos casos, las acciones civiles contra ciertas personas o categorías de personas con respecto a una conducta criminal específica cometida antes de la aprobación de la amnistía; o b) La anulación retrospectiva de la responsabilidad jurídica anteriormente determinada”.

En México una amnistía es discutida y votada por las Cámara de Diputados y Senadores del Congreso General como una iniciativa de ley. Desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad han existido tres casos incluyendo la mencionada.

En 1978, durante el gobierno de José López Portillo, el Congreso aprobó una ley que benefició a personas que purgaban condenas en cárceles, que contaban con averiguaciones previas o se encontraban en la clandestinidad realizando actos para la guerrilla de la época. Esta medida se adoptó en el marco de la Reforma Política para distender el ambiente de violencia que permeaba en diversas ciudades del país y amenazaba desbordarse. De igual manera una Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales amplió las posibilidades a militantes y partidos de oposición de ampliar sus espacios de influencia y representación en las instituciones políticas.

En 1994 el presidente Carlos Salinas de Gortari envió al Congreso una iniciativa de ley de amnistía para dejar sin efecto las averiguaciones y acusaciones penales a integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), de los hechos que conllevaron el levantamiento armado de esta organización en algunas ciudades del estado de Chiapas. Esta iniciativa de ley fue enviada al Poder Legislativo cuando el Ejército Mexicano había retomado el control de las ciudades que habían tomado los milicianos, después de 12 días de duros combates. La amnistía fue el inicio de un proceso de pacificación entre el Estado y la guerrilla.

Como candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador planteó la posibilidad de presentar una iniciativa de amnistía a integrantes del crimen organizado, declaración que fue muy polémica dado que se interpretaba que capos del narcotráfico, sicarios y todas las personas que estuvieran involucradas en actividades delictivas obtendrían el perdón por los delitos que hayan cometido. Esta propuesta de campaña se olvidó y ya como gobierno, el hoy presidente sí envió la iniciativa pero no el sentido que propuso en campaña sino bajo el principio de justicia transicional que beneficiara a mujeres, jóvenes e indígenas; que hayan cometido delitos contra la salud en condiciones de extrema pobreza o alta vulnerabilidad; delito de robo sin violencia que no amerite más de cuatro años de prisión y levantamiento de un grupo de personas contra un gobierno (sedición). Se excluyeron los casos de homicidio, secuestro o quien haya usado un arma de fuego para cometer algún delito.

La más reciente amnistía se presentó a finales de 2019 y hace unas semanas el Senado la aprobó en los términos anteriormente descritos. En medios de comunicación tanto legisladores del partido gobernante como funcionarios declararon que la amnistía se era una medida adecuada en el marco de la contingencia sanitaria que permitiría la liberación de  personas que estuvieran contempladas en los supuestos y que ellas tuvieran menos exposición a un probable contagio.

Una marcha, dos estados

Sobre la marcha más grande en la historia contemporánea de Puebla

Memorial

Una marcha, dos estados

La marcha dejó el retrato de dos estados, de dos Pueblas. No es cuestión de ideologías y lejos está de ser una cuestión partidista.

Hay una Puebla harta, que demanda, grita y llora (porque la inseguridad y la delincuencia nunca han reinado como ahora).

La otra Puebla lo niega. Es la Puebla de los políticos y de los empresarios y medios adictos al dinero del poder. Ellos viven una realidad distinta. Son como Hugo Sánchez en un programa de televisión. Piden tiempo; ven el vaso medio lleno, alaban las acciones del gobernante o del jefe en turno. Ven avances, aunque reconozcan tropiezos. Y nunca se equivocan.

Del otro lado, una Puebla clama paz. Está herida y tiene miedo. Es la Puebla olvidada. Es una Puebla alejada del poder.

Unos dicen que despertó en el cuerpo de jóvenes vestidos de negro o con sus uniformes de médicos…

Ver la entrada original 353 palabras más